sábado, 30 de enero de 2010

Crónica de la actuación de Carlos Núñez en el Festival de Lorient 09

Luces apagadas, silencio y susurros que esperan con ansia su aparición. En la oscuridad se dibuja una silueta que porta con cariño a su gran compañera de trabajo. Los aplausos comienzan y la oscuridad se rompe por un haz de luz que lo ilumina, la intensidad de los aplausos aumenta y él, Carlos Núñez, saluda a su público con una gran sonrisa dibujada en la boca.

Chaqueta color vino tinto y camisa blanca, su pequeña figura domina el gran escenario con la única compañía de su gaita, con delicadeza la coloca bajo el brazo y comienza a sonar el inconfundible bolero de Ravel. La suavidad de la música amansa al público que escucha embelesado una majestuosa interpretación que va aumentando su intensidad con el discurrir de las notas. Golpeando el suelo con su pie, Carlos Núñez inunda de fuerza el oscuro gran escenario y culmina la actuación con un enérgico cierre que hace que el público se ponga en pie y se entregue al reconocimiento del artista.

El único haz de luz que ilumina al músico se apaga y múltiples figuras van ocupando el solitario escenario. Minutos después se crea una atmosfera cálida con luces rojas y naranjas que persigue simular el ardor y pasión de la interpretación con la que recompensaran Carlos Núñez y los Fuzileiros Navais a los asistentes.

De la soledad al tumulto. Un escenario repleto de movimiento, vida y color. Ellos visten chaquetas rojas, ellas faldas con vuelo que dejan entrever las rodillas cuando danzan por el escenario. Carlos Núñez, flauta en mano, interpreta las primeras notas que se ven seguidas por un sinfín de instrumentos que conjugan una animada melodía.

El público aplaude, baila y sigue expectante el ritmo de la música, Carlos Núñez se aproxima al borde del escenario y pide la entrega de su público, un público que por seguro no podrá olvidar aquella magnífica actuación y que se mantendrá entusiasta a la espera del próximo Festival de Lorient.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.